La ciudad enmudecida

de Virginia Meade   Quiero llegar a casa para besar a mi esposa y abrazar a los niños… Salgo de la estación del metro que está cerca; ellos siempre me esperan para merendar; platicamos cómo nos fue en la escuela y la oficina. Hoy, más que otras veces, extraño los...